La negativa de la Corte de Apelaciones venezolana para la anulación de la condena del abogado José Amalio Graterol es enérgicame

Click here to read in English

El International Bar Association’s Human Rights Institute [Instituto de Derechos Humanos de la Asociación Internacional de Abogados, IBAHRI] condenó enérgicamente la decisión de la Corte de Apelaciones del Estado de Vargas de ratificar el veredicto de culpabilidad y la sentencia a seis meses de encarcelamiento para el abogado  José Amalio Graterol. El Dr. Graterol fue condenado por “obstrucción de la justicia” en diciembre de 2012 por haberse negado a representar a su cliente sin la presencia del mismo obedeciendo la ley vigente en aquél momento.

Por haberse negado a violar la ley venezolana, el Dr. Graterol fue arrestado el 4 de junio de 2012, luego fue enjuiciado y sentenciado a seis meses de prisión. El Dr. Graterol se había negado a continuar el juicio penal en virtud de la ausencia de su cliente, el acusado Leonardo Colmenares, quien había rechazado presentarse ante el tribunal alegando parcialidad de parte de la Juez Yalitza Domínguez.Sin embargo, la Juez Domínguez decidió continuar el juicio en ausencia del acusado. El Dr. Graterol declaró correctamente que los juicios “in absentia” no eran permitidos por el Código Orgánico Procesal Penal venezolano.

Once días después de su arresto, el 15 de junio de 2012, el Código Orgánico Procesal Penal fue reformado a través de un decreto presidencial para permitir los juicios en ausencia del acusado. En consecuencia, la condena del Dr. Graterol constituye una sanción penal retroactiva.

Sternford Moyo, copresidente del IBAHRI, ‘Queda muy claro que el Dr. Graterol ha actuado de esa manera exactamente para asegurarse de no violar la ley venezolana. Pero que entonces el Estado altere el Código Orgánico Procesal Penal para poder criminalizarlo es una desgracia. Esta acción de las autoridades venezolanas va en contra de los estándares internacionales y, específicamente, contradice el Artículo 15 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos que Venezuela ha ratificado’

En el momento de su detención, el Dr. Graterol también representaba a la Juez María Lourdes Afiuni, cuya causa se tornó internacionalmente famosa por ser emblemática de la persecución a los jueces en Venezuela. Poco antes de su detención, el Dr. Graterol había sido acosado y amenazado por haber dado declaraciones que criticaban el sistema judicial venezolano en relación con la causa Afiuni. La última de estas declaraciones fue realizada en la televisión venezolana en el programa Yo Prometo, la noche anterior a su arresto.

Baronesa Helena Kennedy, copresidenta del IBAHRI ‘La detención y la condena del Dr. Graterol representan una ilustración adicional de la manera que el estado y los tribunales tienen de actuar para cercenar a aquellos que tratan de mantener el estado de derecho en Venezuela. Estamos muy preocupados porque los motivos por detrás de los cargos y de la condena indican una  relación no sólo con las críticas dirigidas a la falta de independencia del poder judicial sino también con el hecho de que el Dr. Graterol es el abogado defensor de uno de los prisioneros políticos más importantes de Venezuela, la Juez Afiuni. La Baronesa añadió, ‘La condena del Dr. Graterol es un golpe más a la independencia de los abogados en Venezuela y estamos muy preocupados por las consecuencias negativas que este caso pueda tener para el resto de la profesión jurídica en ese país'.

Según la ley venezolana, el Tribunal de Ejecución decidirá las condiciones que serán impuestas al Dr. Graterol para cumplir su sentencia. El IBAHRI continuará observando ese tribunal para evaluar su conformidad con los estándares internacionales.
FIN


Notas del Editor

  • La Juez Afiuni, Juez titular, está siendo enjuiciada y acusada de “corrupción”, “asistencia para la fuga” y “abuso de poder” después de haber dejado en libertad de Eligio Cedeño en 2009. La Juez otorgó libertad condicional a Cedeño luego de que éste pasara dos años en prisión preventiva. La decisión de la Juez se basó en la aplicación de lo dispuesto en el Código Penal venezolano y también en la decisión del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de Naciones Unidas, que consideró ilegal la detención prolongada de Cedeño. Después de arrestada, Afiuni fue detenida en una prisión donde tuvo graves problemas de salud como resultado de abuso físico.  En febrero de 2011 le fue otorgada una medida de arresto domiciliario en su casa, en donde se la mantuvo fuertemente custodiada por guardias armados hasta su libertad condicional. Esta última fue concedida por la Juez Marilda Rios del 17o Distrito de Caracas el 14 de junio de 2013.
     
  • El IBAHRI tiene mucho interés en la independencia del poder judicial en Venezuela y ha enviado varias misiones para investigación de hechos al país. El IBAHRI ha enviado observadores independientes a las audiencias en el juicio contra el Dr. Graterol para evaluar la adecuación con el debido proceso internacional y los estándares de un juicio justo. El IBAHRI presentará un informe con los resultados de las observaciones en un futuro próximo.


Si desea recibir más información póngase en contacto con:

Romana St. Matthew - Daniel
Press Office
International Bar Association

4th Floor, 10 St Bride Street,
London EC4 4AD

Mobile: +44 (0)7940 731 915
Direct Line: +44 (0)20 7842 0094
Main Office: +44 (0)20 7842 0090
Fax:+44 (0)20 7842 0091

E-mail: romana.daniel@int-bar.org
Website: www.ibanet.org